Han encontrado en la piel partículas de metales pesados procedentes de las aguas de tatuaje

Las aguas de tatuaje son de acero, por

eso contienen níquel (6-8%) y cromo (15-20%). Estos metales pesados se pueden desprender en el momento de tatuarse, especialmente con el uso del pigmento blanco dióxido de titan (TiO2). Luego estas partículas de nano- (nm) y micrómetros (µm) de tamaño se depositan de forma permanente en la piel tatuada y pasan también a los ganglios. De allí pueden causar reacciones nocivas para todo el organismo y producir alergias.

Tags:

Entradas recomendadas