Tatuaje no deseado ¡Sí hay solución! (2)


Antes de la primera sesión, el médico debe hacer una valoración para analizar el fototipo del paciente. Los tintes negros y azules se eliminan de forma más rápida que otros tonos (como el violeta). El número de sesiones requeridas (suelen ser de cuatro a cinco) depende del tamaño del tatuaje y el tipo de pigmento utilizado por el tatuador. Desde la primera cita, ya se evidencia un cambio. Se puede llegar a reducir la pigmentación de un 80 a 100 %.


Debe saber

  • Se sugiere la aplicación previa de crema anestésica y compresas de frío.

  • Se puede realizar en personas de todas las edades.

  • Está contraindicado para mujeres embarazadas y pacientes con tendencia a cicatrices o queloides.

  • No intente eliminar el tatuaje con cremas caseras. Podría generar mayor irritación u otros problemas dermatológicos.

¿Y si aún deseo estar tatuado?

Si no le gusta el diseño que tiene pero aún desea llevar ‘arte sobre su piel’, el recubrimiento le viene perfecto. Esta opción puede ser útil cuando el primer tatuaje ha cambiado su color, está desproporcionado o simplemente desea uno diferente en la misma zona”. Para cubrirlo correctamente, es necesario que el nuevo sea más grande y cuente con ciertas zonas oscuras para que se logre ocultar el antiguo.