top of page

Tatuajes, el prejuicio sigue latente (3) Ocultos o a la vista


Si las familias empiezan a aceptarlos, ¿qué ocurre en las oficinas? El sitio de empleos en línea CareerBuilder consultó a reclutadores sobre qué atributos de apariencia personal impiden ascender, y los tatuajes visibles ocuparon el 31 % de las respuestas.

Muchas empresas hacen valer sus códigos de vestimenta, prohibiendo piercings, tatuajes o estilos de peinado poco comunes, con la justificación de que podrían perjudicar la imagen corporativa, por lo que los empleados que los tienen los ocultan con el uniforme o se los realizan en lugares que no se vean fácilmente.

“Cuando llegan al estudio (de tatuaje) les recuerdo que deben estar totalmente decididos sobre lo que quieren hacerse y la ubicación. Les pregunto: ‘¿Seguro que se quiere hacer algo en el cuello o en las manos?’. No es porque yo tenga prejuicios, sino que en la sociedad donde nos desenvolvemos, un tatuaje puede causarle un problema a un joven de 18 años que tal vez en el futuro sea doctor o abogado”, argumenta la artista.

¿Pero cuánto falta para superar esta percepción negativa en el campo laboral?

Para Rocío Aguilar, psicóloga organizacional, la tendencia es que las empresas innoven en el trato a sus empleados, se preocupen por su clima laboral y por cómo se sienten sus trabajadores, sin importar cómo luzcan. Aunque durante las entrevistas laborales, lo común es que aún los escondan.









Entradas recomendadas
Entradas actuales
Archivo
Palabras llave
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page