top of page

Tatuajes vs. talento: por qué la tinta ha dejado de ser tabú para las empresas (4)

Es interesante porque la discriminación hacia las personas tatuadas (positiva o negativa, según el sector considerado) no deriva de una característica determinada como el género o la edad, sino que depende de una decisión tomada libremente. Entra en juego el libre albedrío y, a menudo, el menos común de los sentidos. El factor más discriminante, de hecho, no es tanto el tatuaje en sí, ni, o cada vez menos, la zona, sino el mensaje vehiculado.

Cubero asegura que “en los estudios abiertos al público somos bastante renitentes a tatuar la cara, porque sigue siendo un estigma. Y eso que la tendencia ahora es un poco al revés, con muchos chavales que piden tatuarse directamente cuello, cara y manos, dejando limpio el resto del cuerpo. A lo mejor ven a youtubers o influencers y quieren el mismo tatuaje, pero los profesionales debemos explicarles que tienen toda una vida por delante y no pueden saber lo que van a querer hacer en el futuro”.

Dicho lo cual, los criterios de selección laboral pueden variar mucho. Adecco, argumenta Álvarez, “trabaja el talento sin etiquetas y el llamado ‘CV (curriculum vitae) ciego’, para centrarse solo en competencias y conocimientos, dejando de lado los estereotipos. Si hablamos de modelaje, seguramente la foto tenga que ir adjunta al CV, pero para nosotros no es algo muy relevante. Y es mucho más escandaloso que pongas una foto de boda o en la playa que una con tatuajes”.



Comentários


Entradas recomendadas
Entradas actuales
Archivo
Palabras llave
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page