El tatuaje

La palabra tatuaje o tattoo (ta tatau) viene de Tahití y significa dibujo de la piel humana por la incorporación de pigmentos.

Los tatuajes se pueden clasificar en cuatro grupos:

  • Tatuajes decorativos (por modas, por motivos sociales, culturales o religiosos)

  • Tatuajes cosméticos (micropigmentación, maquillaje permanente) para delinear ojos, labios o cejas.

  • Tatuajes terapéuticos (para corregir o reconstruir, marcadores de radiaterapia).

  • Tatuajes traumáticos o accidentales (p.ej. abrasiones de la piel con asfalto, inoculación de polvo por explosiones, fuegos artificiales, tatuaje de grafito por pinchazo de la punta de un lápiz, etc...).

Los tatuajes decorativos pueden ser realizados por profesionales o por aficionados.

La tinta del tatuaje se inyecta en la capa intermedia de la piel (dermis papilar y reticular), donde permanece encapsulada entre las papilas dermales por su tamaño de 10-300nm. Los pigmentos más pequeños son los negros, los más grandes los blancos.

Anteriormente los pigmentos del tatuaje solían ser compuestos inorgánicos de metales pesados. Actualmente se utilizan más bién pigmentos sintéticos orgánicos. Visto que no existe una reglamentación estricta sobre el contenido de los pigmentos, la composición de la tinta suele ser muy heterogénea, ni conocida, ni declarada y puede contener disolventes, conservantes, aglutinantes, suavizantes y también contaminaciones con níquel o hidrocarburos policíclicos aromáticos.

Hasta el 40% de los tatuajes provocan reacciones adversas. El color que con más frecuencia se asocia a reacciones adversas es el rojo. La mayoría son reacciones pasajeras, como prurito, hinchazón o infecciones por bacterias, virus u hongos. Las reacciones persistentes pueden aparecer hasta semanas o años después de realizarse el tatuaje y pueden ser de tipo alérgico, tóxico o reacciones a cuerpos extraños. Se manifiestan como eritema, prurito permanente, descamación, queratosis, ampollas, etc..., generalmente limitadas al área del tatuaje con ocasional generalización.

Además, pueden provocar brotes de enfermedades de la piel como psoriasis, liquen plano, vitíligo, granulomas o también desencadenar enfermedades autoinmunes (p.ej. lupus eritematoso, morfea, etc...).

Con el tiempo y por efectos de la luz ultravioleta, los pigmentos de los tatuajes pueden desaparecer, extenderse en el alrededor o convertirse en alergenos, sustancias tóxicas o hasta cancerígenas.

Por motivos varios, cada vez más personas desean quitarse su tatuaje.

En los últimos años ha aparecido un mercado creciente de tratamientos para la eliminación de tatuajes realizado por "no profesionales" con equipos Láser de países asiáticos fabricados a precios muy baratos sin garantías médicas europeas.

C. Alhelí 2 (P109), Urb. Mayber, Ed. Caxluwen, 38296 La Laguna, Tenerife, Canarias, España

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Instagram Icon