Tatuajes: Del rechazo a la moda social (6). El tatuaje en la historia I

El sociólogo Castillo Berthier señaló que el principal contacto entre Oriente y

Occidente respecto a los tatuajes se dio con

los marineros llegados a la Polinesia, quienes comenzaron a tatuarse y extendieron esta costumbre por E.E.U.U. Después, fue común entre prisioneros y ello le llevó a tener grupos socialmente estigmatizados. A partir de esa fecha se popularizó sobre todo en jóvenes y celebridades del cine, la televisión, cantantes como los roqueros de los sesenta, deportistas como jugadores de futbol, béisbol, futbol americano, boxeadores. La palabra tatuaje viene del polinesio “Ta” que significa “golpe”, que a su vez evolucionó en la palabra tahitiana “tatau” que significa “marcar algo”. Es por ello que en la época moderna los tatuajes se asocian con la Polinesia. El vestigio más antiguo se encuentra en una momia de un glaciar de los Alpes ubicados en la frontera entre Austria e Italia, que tenía la espalda y las rodillas tatuadas. Vivió durante la Edad de Cobre, un periodo del Neolítico tardío, hace aproximadamente tres mil 250 años. Es conocido como la momia Ötzi, “el hombre de hielo”. Un prolífico pueblo tatuador fue el polinesio, donde llevaban a cabo esta práctica con sus pobladores de manera paulatina desde pequeños, hasta que, al ir creciendo, no quedara ningún área del cuerpo sin tatuajes. La función de esto era asustar a los enemigos. Este arte fue practicado en el antiguo Egipto, por lo menos desde los años 2040 y 1782 a. C., durante el Imperio Medio. Parece que los tatuajes se los hacían únicamente las mujeres como símbolo de una clase inferior a la que pertenecían las bailarinas y prostitutas.




Entradas recomendadas